Las tres grandes tendencias del sector inmobiliario este 2018

A lo largo de 2017 se constató un hecho que ya anticipamos el año anterior: ha aumentado el número de transacciones en el mercado de compra-venta de inmuebles. Con esta evidencia los expertos coinciden en considerar que 2018 va a ser el mejor año del sector desde que inició su recuperación económica en 2015.

Con todos los datos de que disponemos encima de la mesa podemos asegurar que en 2018 tomarán forma tres grandes tendencias: aumentarán el precio y las ventas de vivienda, tanto las destinadas a la propiedad como a la segunda residencia; crecerá visiblemente el volumen de inversión directa en inmobiliario comercial (retail, oficinas, logístico y hoteles) y, finalmente, se agudizará la transformación digital del sector inmobiliario residencial.

Aumento del precio de las viviendas

La tendencia actual indica que las ventas de viviendas seguirán creciendo (existe un 14,7% acumulado en octubre de 2017), por lo que no solo aumentarán el número de hipotecas, sino que además la construcción de nuevas viviendas dará un tirón considerable.

Aunque los datos varían si los ofrece el Ministerio de Fomento (2,7%) o el Instituto Nacional de Estadística (6%), los dos organismos coinciden en señalar que el precio de las viviendas va a seguir subiendo a lo largo de 2018, especialmente en las grandes capitales como Madrid, Barcelona y Valencia, aunque bajarán en las capitales de provincia del interior (Soria, Ávila y Zamora).

El principal reto que deberá afrontar del sector inmobiliario en esta tendencia son los precios altos. En un contexto de salarios bajos y contratos de trabajo temporales veremos si el mercado de la vivienda es capaz de bajar a la realidad y ajustar su oferta a la capacidad de compra real de la población. Además de la compra, el alquiler también se verá afectado. Muchas rentas igualan o superan a los salarios medios, de manera que para que un hogar medio pueda acceder a una vivienda, necesita unos 7 años de renta.

El número de transacciones crece y seguirá creciendo este año gracias a que los bancos están dispuestos a otorgar préstamos a las familias que alcancen los 2’000 euros de ingresos mensuales entre todos sus miembros.

Crecimiento del volumen de inversión directa en inmobiliario comercial

Esta previsión de crecimiento en las transacciones y los precios está avalada por el crecimiento de la inversión en activos inmobiliarios. Este mes de enero ha cerrado por encima de los 800 millones de euros, según un informe elaborado por el área de Research de BNP Paribas Real Estate. Así, el volumen de inversión superó la cifra registrada en enero del año pasado, cuando alcanzó los 736 millones de euros.

Las oficinas y el retail son mercados habitualmente atractivos para los inversores, aunque este año otros mercados van a crecer considerablemente, como son los hoteles, impusaldos por el excelente comportamiento del sector turístico; las inversiones alternativas (residencias de estudiantes, tercera edad, clínicas, etc…); el sector logístico, animado por la expansión del e-commerce y el residencial, impulsado por la actividad promotora, el descenso de los plazos de comercialización y el boom del mercado de alquiler.

El mismo informe de BNP Paribas Real Estate establece que el volumen de inversión directa en inmobiliario comercial, que incluye retail, oficinas, logístico y hoteles, cerró 2017 en los 10.400 millones de euros, enseñando músculo y demostrando su fortaleza. A esta suma debe añadirse las operaciones corporativas y los grandes portfolios de residencial, que acapararon más de 3.100 millones de euros, convirtiendo ese sector en una apuesta segura de crecimiento y prosperidad. Todo ello, además, bajo la consideración de los expertos de que este año la especulación regresará solamente de forma limitada, lo que ofrece un mayor abanico de seguridad para estas transacciones.

La transformación digital del sector inmobiliario residencial

Esta es seguramente la tendencia que tiene un mayor recorrido en nuestro país. Progresivamente las start-ups van a ir entrando en el sector inmobiliario de la mano de grandes corporaciones debido, en gran medida, a un nuevo modelo de industrialización de la innovación.

El objetivo de esta transformación digital es crear nuevos modelos de negocio más ágiles, eficientes, sostenibles y que atiendan en un tiempo récord las necesidades de sus clientes. Unido al crecimiento constante del sector, la entrada de las start-ups en el terreno de juego pretende también aumentar la competitividad de las empresas en el conjunto del sector inmobiliario.

Como proyectos destacados está A3D, que quiere desarrollar la fabricación de viviendas de 30 metros cuadrados con todas las novedades tecnológicas que, además, estarían construidas con impresoras de 3D.

Otro proyecto destacado es Netbest, que desarrolla electrodomésticos inteligentes para el uso doméstico y que pueden gestionarse ágilmente a través de móvil.

Una última start-up a tener en cuenta es Clipso, que te aseguran la compra de tu casa y el pago de la misma en siete días, reduciendo enormemente los tiempos de resolución de las gestiones burocráticas que se asocian a la adquisición de un inmueble.

Estas tres tendencias marcarán la evolución y las transacciones del sector inmobiliario en 2018 y las tres suponen, sin duda alguna, unas líneas de trabajo esperanzadoras para vender viviendas en un sector que aún le queda mucho por hacer para recuperar el buen tono.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies