Coliving, un negocio en alza

Para hablar de coliving debemos primero repasar el concepto de coworking.

El coworking es una práctica que se extendió con mucha rapidez entre los trabajadores autónomos de Estados Unidos y pronto se expandió a Europa hace unos años.

El coworking consiste en un espacio de trabajo compartido e inspirador que tiene entre sus principales objetivos fomentar la creación compartida.

Es una práctica que permite a diferentes profesionales, que no comparten ni empresa ni sector de actividad, unirse para trabajar en un mismo espacio, aportándose los unos a los otros un valor añadido a través de las conexiones que generan.

¿Qué es el coliving?

El coliving parte de la misma idea conceptual del coworking. De hecho, podemos incluso afirmar que se trata de una extensión del coworking en el mercado de la vivienda.

El coliving permite a diferentes profesionales afines compartir, además de trabajo, el lugar donde viven, de manera que pueden seguir intercambiando experiencias, tanto laborales como vitales.

Este concepto, revolucionario en términos de espacios compartidos, es una nueva propuesta que encaja en el mapa mental de los millenials, que valoran las experiencias compartidas por encima de las posesiones materiales.

La idea principal que gira en torno al concepto de coliving es la de compartir experiencias dentro de una comunidad.

Para conseguirlo, las residencias o espacios de coliving están diseñados para que las personas se encuentren. Y se encuentren muy a gusto.

Disponen de salas de cine, salas de juegos -como ping pong, billar e incluso dardos- biblioteca, comedores y restaurantes.

¿Dónde se implementará el coliving?

Aunque el coliving es un modelo de negocio todavía poco conocido, sí es cierto que poco a poco vamos a ir viéndolo en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca o Málaga.

 

¿Qué rentabilidad ofrece el coliving?

Según diferentes expertos y consultores en gestión inmobiliaria, este tipo de proyectos pueden ofrecer rentabilidades que se acercan al 7,5%, después de sumar la facturación por diferentes servicios.

Este resultado es muy atractivo con respecto a fórmulas de arrendamiento residencial más tradicionales, en las que rara vez se consiguen rentabilidades netas superiores al 5,5%.

Este modelo de negocio permite a personas con inquietudes personales y profesionales muy específicas experimentar un modelo de vida integrador. Aunque es cierto que vivir en un coliving puede llegar a ser más caro que compartir vivienda, muchas personas no buscan un sitio barato, sino un lugar donde tener acceso a muchos servicios y a interrelacionarse con mucha gente con la que compartir experiencias.

Desde Grupo Andoca estaremos atentos en los próximos meses para ver a qué ritmo se implementa este modelo de negocio, hecho que nos permitirá confirmar o no esta supuesta alta rentabilidad.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies