¿Cómo se regulan los apartamentos turísticos en las principales ciudades españolas?

Desde hace unos años ha aumentado la inquietud de propietarios e inquilinos por la regulación de los apartamentos turísticos en aquellas ciudades que son receptoras de turistas que pasan unos días de descanso en nuestro país.

En Madrid, Barcelona, Málaga y Sevilla la presión demográfica y la evidente competencia que supone para hoteles y apartamentos turísticos ya regulados la aparición de pisos particulares usados como viviendas de arrendamiento turístico ha provocado la necesidad de todos los actores implicados (administraciones públicas, hoteleros, empresarios del sector, asociaciones de vecinos y particulares) de alcanzar un acuerdo para regular el uso de viviendas turísticas.

Veamos y comparemos cómo se regula el uso de apartamentos turísticos en las principales ciudades españolas.

Madrid

Hace unos meses el Ayuntamiento de Madrid sacó adelante una propuesta municipal en la que diferenció los pisos turísticos en dos categorías:

* Las viviendas de particulares que se alquilen menos de tres meses al año.

* Las viviendas de particulares que se alquilan más de 90 días al año.

Las primeras tienen calificación de uso residencial y no necesitan ninguna licencia ni ningún requisito especial para alquilarse. Las segundas, en cambio, se califican como “alojamiento profesional” y el propietario necesita una licencia urbanística hotelera.

El Ayuntamiento de la capital tiene capacidad para interpretar las normas del Plan General de Ordenación Urbana, por lo que no necesita la aprobación del gobierno regional de la Comunidad de Madrid en ese sentido. El objetivo de esta regulación está en conseguir un censo de viviendas turísticas y lograr la tramitación regulada y oficial de 1.000 licencias a lo largo de este primer trimestre de 2018.

En todo caso, los pisos turísticos de la Comunidad de Madrid deberán tener un Certificado de Idoneidad para las viviendas de Uso Turístico (conocido como CIVUT), un seguro y cumplir una serie de normas de convivencia y habitabilidad. Los responsables de los pisos deberán, además, informar de la identidad de los inquilinos a la Policía, requisito que no se exige en Barcelona, Málaga o Sevilla.

Barcelona

La Ciudad Condal se rige por el decreto de regulación que afecta a toda la Comunidad Autónoma. La explotación comercial puede hacerla el propietario o puede cederla a una empresa. Mientras el decreto anterior (Decreto 164/2010) exigía una licencia del Ayuntamiento donde estuviera la vivienda para arrendar, el artículo 68 del nuevo Decreto 159/2012 solamente requiere una comunicación previa al Ayuntamiento correspondiente.

Si en Madrid solamente debe informarse al ayuntamiento, en Cataluña los Ayuntamientos pueden aceptar o no dar de alta el piso turístico en el Registro de Turismo de la Direcció General de Turisme de Catalunya, concediendo, o no, la oportuna licencia.

En esta Comunidad Autónoma los pisos turísticos lo son oficial y legalmente si:

  • Tienen su correspondiente cédula de habitabilidad y cumplen las condiciones técnicas y de calidad exigibles a las viviendas.
  • Están suficientemente amuebladas y dotadas de aparatos y enseres necesarios para su empleo inmediato.
  • Tienen licencia o autorización correspondiente, so pena de sanción económica.

Actualmente el ayuntamiento diferencia entre dos tipos de apartamentos turísticos:

  • Las viviendas de uso turístico (HUT), que están situados en edificios mixtos donde hay uno o varios apartamentos dedicados a estancias cortas que conviven con viviendas de residencia.
  • Los apartamentos turísticos, que son cada una de las unidades de un edificio que está enteramente destinado a alquiler turístico.

En los últimos meses los medios de comunicación se han hecho eco de las presiones del Ayuntamiento de Barcelona contra los pisos turísticos ilegales, especialmente a raíz de la sobreexplotación de estos pisos en el barrio de la Barceloneta.

Cuando se localiza un piso ilegal, la administración municipal inicia un expediente con inspecciones, notificaciones y recursos que puede durar entre 6 y 12 meses y acabar en una sanción económica y la orden de cerrar el negocio basándose en la Ley de Turismo de Catalunya 13/2002.

Actualmente el Ayuntamiento cifra en 15.881 los apartamentos turísticos existentes, de los cuales 9.606 tienen licencia y 6.275 no la tienen. Hace casi tres años que en la ciudad no se conceden nuevas licencias y la alcaldesa Ada Colau ha declarado la guerra a los ilegales.

Málaga y Sevilla

En el caso de las dos ciudades andaluzas, ambas se rigen por la regulación que establece la Junta de Andalucía. De hecho, el 50% de los 21.400 apartamentos regularizados en Andalucía están en la provincia de Málaga.

La ley andaluza considera vivienda turística todo aquel inmueble que ofrece de forma habitual el servicio de alojamiento turístico a un precio que el propietario fija y que lo comercializa en canales de oferta turística, como agencias de viaje o plataformas “online”.

A diferencia de la ley catalana, los pisos turísticos en Andalucía deben inscribirse en el Registro de Turismo aunque solamente se alquilen los tres meses de verano, sea por quincenas o por semanas.

Como en el caso madrileño y catalán, las viviendas destinadas a alquiler turístico en Andalucía deben también disponer de licencia de ocupación. Las habitaciones necesitan tener ventilación al exterior y, novedad con respecto a los casos anteriores,  sistemas de oscurecimiento. Deben contar también con un sistema de climatización, de frío y calor, en el salón y en los dormitorios. La norma exige un botiquín de primeros auxilios (no exigido en Madrid y Barcelona), disponer de información turística de la zona, hojas de reclamación y un servicio de limpieza a la entrada y salida de nuevos clientes. Los pisos también necesitan ropa de cama, enseres y electrodomésticos. En definitiva, a diferencia de la ley catalana, en Andalucía se especifica mucho más qué elementos necesita el hogar para poder ser considerado apartamento turístico.

Como conclusión cabe destacar que aunque cada ley autonómica o municipal tiene requisitos semejantes, no todos son iguales, por lo que tal vez faltaría una ley unificadora que estableciese requisitos, derechos y obligaciones que unifiquen los criterios de uso y acceso de viviendas de uso turístico en todo el país. promocionar los puntos en común que sí comparten falta una ley unificadora que establezca ñps  parecidos, no existe un único valor

Conclusión: falta una ley unificadora que establezca los requisitos, derechos y obligaciones que unifiquen los criterios de uso y acceso de viviendas de uso turístico en todo el país.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies