8 cambios que debes conocer de la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)

El pasado 19 de diciembre entró en vigor la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), tras la publicación en el BOE del Real Decreto-ley 21/2018.

¿Cuáles son los principales cambios que introduce esta nueva ley? Desde el blog de Grupo Andoca hemos querido repasar los aspectos más relevantes de una propuesta que intenta complacer a propietarios e inquilinos por igual.

  1. Se modifica el plazo del arrendamiento de la vivienda

A efectos prácticos este cambio significa que los inquilinos pueden, si lo desean, permanecer más tiempo en la vivienda.

Esto es posible porque con la nueva ley el plazo en el que el inquilino puede permanecer en la vivienda arrendada aumenta de cinco a siete años en el caso de persona jurídica.

  1. Aumenta la prórroga tácita 

Hasta la entrada en vigor de la nueva ley, si cuando llegaba la fecha de vencimiento del contrato ni arrendador ni arrendatario comunicaban al otro su voluntad de no renovar, este se prorrogaba automáticamente un año más. Ahora, ese plazo de tiempo, conocido como prórroga tácita, crece de uno a tres años.

  1. Se limitan las condiciones de las fianzas

La ley anterior, conocida como LAU 29/2014, establecía que los propietarios podían exigir una fianza de un mes para los arrendamientos de uso distinto a vivienda.

Esta realidad se mantiene con la nueva norma, pero la gran diferencia es que la nueva LAU establece que el arrendador de una vivienda no podrá exigir al inquilino una garantía adicional al margen de la fianza.

Solamente existen dos supuestos en los cuales podrá pedir una garantía adicional:

  • En contratos de larga duración
  • Cuando el importe solicitado sea inferior al equivalente a dos mensualidades.
  1. Gastos

La nueva ley establece que los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato corren a cargo del arrendador cuando se trate de una persona jurídica (empresa o sociedad), salvo aquellos gastos que sean iniciativa directa del inquilino.

  1. Exención del impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

Quedan exentos del pago de este impuesto los arrendamientos de vivienda.

  1. Modificación de la Ley de Propiedad Horizontal

La LAU 21/2018 establece dos grandes modificaciones de la Ley de Propiedad Horizontal:

  • Incrementa del 5% al 10% el fondo de reserva que las comunidades de propietarios deben tener para obras de conservación y reparación de la finca.
  • Permite a la comunidad de vecinos limitar o vetar los arrendamientos turísticos siempre que lo acuerden el 60% de los propietarios. Esta medida aplica a los nuevos alquileres turísticos, pero no afecta a los anteriores que ya existían antes de la entrada en vigor de la nueva ley.

 

  1. Suspensión de deshaucios

Junto con la regulación de los pisos turísticos, la paralización de los deshaucios es la otra gran novedad de la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos.

El Real Decreto Ley establece la posibilidad de suspender los deshaucios de las viviendas si la Administración competente aprecia que existen indicios de una situación de vulnerabilidad.

La ley establece que, cuando se requiera de pago al inquilino, la norma obliga a que se le informe de la posibilidad de acudir a los Servicios Sociales, y si la administración considera que esta situación se da, deberá notificarlo inmediatamente al Juzgado, que suspenderá el deshaucio hasta que se tomen las medidas que dichos Servicios Sociales consideren oportunas.

La suspensión dura un mes en caso de que el arrendador sea persona física, y dos meses en caso de que el arrendador sea persona jurídica.

  1. Retoque en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales

La nueva Ley retoca la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para modificar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), cuando se produzcan dos situaciones concretas:

  • Cuando se trate de alquiler de vivienda social y el arrendador sea una administración pública.
  • Cuando una vivienda esté permanente desocupada. La Ley Reguladora de las Haciendas locales introduce el concepto de “inmueble desocupado con carácter permanente”, hecho que supone la posibilidad de aumentar el precio del IBI. Los ayuntamientos que tengan constancia de que los pisos están permanentemente desocupados podrán exigir un recargo a los propietarios de hasta el 50% de la cuota del impuesto.

¿Qué te parecen los cambios que ha introducido el Gobierno en relación a la Ley de Arrendamientos Urbanos? ¿Se te ocurren otras modificaciones de la ley que te gustaría comentar? Puedes hacerlo a través de nuestras redes sociales, en los canales de LinkedIn y Twitter de Grupo Andoca.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies